Una simple fórmula matemática que te ayudará a tomar decisiones difíciles como saber con quien te debes de casar

Todos nos enfrentamos en nuestras vidas a decisiones difíciles como saber con que persona nos debemos de casar o saber qué casa o departamento comprar o cosas más sencillas pero igual de difíciles como saber a qué persona contratar para el puesto de trabajo que estamos buscando.

¿Podrán las matemáticas ayudarnos a tomar la decisión correcta?

Parece que sí .

La fórmula matemática, es bastante simple y fue propuesta en los años 60 y primero se llamó “El problema del matrimonio” inspirado en unos apuntes que hizo el famoso astrónomo Kepler en 1611 cuando quiso contraer nupcias y no encontraba a la esposa adecuada. Luego, tal como da cuenta NPR, la denominación del problema cambió de nombre a “El problema de la secretaria” dado que se propuso el problema en la hipótesis de querer contratar a una secretaria siendo la pregunta cual de las candidatas era la mejor (en los años 60 solo se pensaba en mujeres como secretarias).

La idea era encontrar matemáticamente una respuesta al problema que nos diera una estrategia para poder tomar la mejor decisión en dichas situaciones difíciles como las que tuvo que enfrentar el astrónomo Kepler al buscar una mujer con quien casarse.

Solo una advertencia: la fórmula matemática no garantiza la felicidad ni una plena satisfacción pero sí la más alta probabilidad de tomar la mejor decisión correcta siguiendo una estrategia matemática.

No los voy a aburrir con los números que explican la fórmula matemática, los que quieran verlos y profundizar en el tema pueden ir a este enlace del Proyecto Euclides.

Lo que señala la fórmula es que uno debe de hacer una lista de todas las opciones posibles. Así si por ejemplo debo contratar a una secretaria o secretario, debo de hacer previamente una lista completa de todos los que aplican al puesto.

Acto seguido debo de entrevistar por separado a uno por uno hasta llevar al 36.8% del total de candidatos. Hasta antes de dicho porcentaje no puedo tomar a ninguno de los candidatos para el puesto, pero luego de llegar al 36.8% ya me encuentro facultado a tomar a cualquier otro candidato que venga que considere que cumple mis expectativas y que es mejor que ese primer grupo del 36.8%.

La idea es que apenas me encuentre con alguien mejor lo tome, sin necesariamente llegar a entrevistar al 100% de los candidatos.

¿Por qué 36.8%? … revisen los números en el enlace de Proyecto Euclides pero aparentemente la fórmula funciona en diversos escenarios donde ha sido puesta a prueba siendo la mejor estrategia para tomar la decisión correcta.

Pero ¿y qué pasa si considero que hay alguien muy bueno en ese primer grupo del 36.8% que es mejor a cualquiera de los que entreviste luego? … según la fórmula matemática deberíamos de contentarnos con el segundo mejor en ese caso.

¿Te parece satisfactoria esta fórmula matemática? ¿La seguirías para escoger a la persona con la cual te vas a casar?

Difícil no creen, además ¿qué pasa si esa persona que elijo siguiendo la fórmula matemática me rechaza y me dice que no?