El negocio de las máquinas expendedoras o “vending machines”, ahora sirven para vender libros y películas

Las máquinas revendedoras o “vending machines” son muy usadas para vender gaseosas o snacks o golosinas. Usualmente son puestas en lugares seguros para evitar el vandalismo como los campus universitarios o los liceos o escuelas pero donde además exista un gran tráfico de personas.

Las ventajas de estas máquinas son obvias dado que se ahorra el costo de personal de ventas y además los costos de tener un local. Se trata definitivamente de un punto de venta que puede ser muy rentable si se cuenta con un mercado potencial cautivo como usualmente ocurre en los campus universitarios o lugares públicos como aeropuertos.

Esas ventajas han motivado que cada vez se tienda a darle nuevos usos a estas máquinas adaptándolas para vender nuevos productos. Así podemos encontrar que por ejemplo la cadena de ventas y alquiler de películas RedBox ha lanzado al mercado una máquina para distribuir películas en formato DVD.

Pero ahí no queda la cosa. En 13News se informa que ahora se han lanzado también máquinas expendedoras o “vending machines” para vender libros. Miren la siguiente imagen obtenida de 13News:

ideas de negocios

El uso de este tipo de máquinas para su idea de negocios debe de ser, sin embargo, examinado con mucho cuidado dado que no necesariamente puede funcionar en su país dado que muchas veces la acción personal del vendedor en el punto de venta final será fundamental para lograr cerrar una venta gracias a la interacción que se logra con el prospecto de cliente cosa que es imposible de hacer con un “vending machine”.

Un ejemplo para ilustrar lo anterior es lo que pasa por ejemplo con las estaciones de grifo o gasolineras. En algunos países el usuario tiene que llegar con su carro y llenar él mismo la gasolina o gas que necesita para su automóvil y se procede a pagar directamente en la estación de gas. En otros países ese modelo de negocios no se usa y en su lugar uno encuentra a un empleado de la gasolinera que ayuda al cliente realizando todo el proceso de llenado de combustible y posterior pago del mismo.

La razón de esta diferencia en las estaciones de gasolinas de uno y otro país, se debe fundamentalmente en el costo de la mano de obra que en determinados países es muy bajo y permite tener este tipo de trabajadores en las gasolineras y si bien se podrían ahorrar costos mediante un sistema automatizado, se perdería frente a la competencia que ofrecería un mejor servicio.

Algo similar puede pasarle con las máquinas expendedoras que si bien pueden ser muy rentables usted deberá evaluar si efectivamente son aplicables a su contexto y a su idea de negocios.