Cómo elegir el nombre para tu negocio: ir de menos a más, en un proceso de evolución

Varias veces he tenido que elegir nombres para diversos negocios y es en verdad un proceso muy estresante que requiere de mucha creatividad.

Muchas veces además, cuando encontramos el nombre perfecto resulta que alguien más ya lo tiene en su poder.

Existen varios consejos para elegir el nombre perfecto pero ahora me quiero concentrar un aspecto central y básico del nombre de un negocio y que consiste en que:

El nombre de un negocio siempre está evolucionando y cambiando.

Incluso en el caso de las grandes marcas, que en un momento fueron más chicas que tu negocio, existe una evolución natural en el tiempo del nombre del negocio. Nosotros al buscar un nombre para nuestro negocio, debemos por ello tener en cuenta esa evolución que va a existir y consecuentemente:marca

1. Al inicio no está mal que nuestro nombre sea muy largo de varias palabras. Un consejo básico es que el nombre de un negocio sea corto pero tal vez no esté mal que sea largo al inicio dado que del uso se decantará y cambiará el nombre hacia algo más corto y naturalmente encontraremos así el nombre de nuestro negocio.

2. El nombre debe de ser lo suficientemente flexible para adaptarse a los cambios. En este caso palabras abstractas son lo ideal dado que el nombre lo podremos ir manteniendo a pesar que nuestro negocio vaya cambiando.

Si todas las palabras de nuestro nombre están relacionadas a una actividad, puede ocurrir que cuando cambiemos de actividad perdamos la inversión que hemos hecho en ese nombre. Claro que siempre una opción es usar las siglas que al final no dicen nada pero que nos llegan a identificar.

3. Manténlo simple y único. Acuérdate que en la simplicidad está la llave de un buen nombre y jamás pierdas de vista que tu objetivo es diferenciarte de otros negocios. Verifica por ende que tu nombre no se confunda con el de otros y eso incluye una investigación comercial, legal (marca) y por internet (dominios web).

Paciencia y buen humor al elegir el nombre de tu negocio, es un proceso complejo que muchas veces depende de un chispazo de creatividad que ocurrirá en el momento que menos se te ocurra.