Cómo elegir el nombre para tu negocio: ir de menos a más, en un proceso de evolución

Varias veces he tenido que elegir nombres para diversos negocios y es en verdad un proceso muy estresante que requiere de mucha creatividad.

Muchas veces además, cuando encontramos el nombre perfecto resulta que alguien más ya lo tiene en su poder.

Existen varios consejos para elegir el nombre perfecto pero ahora me quiero concentrar un aspecto central y básico del nombre de un negocio y que consiste en que:

El nombre de un negocio siempre está evolucionando y cambiando.

Incluso en el caso de las grandes marcas, que en un momento fueron más chicas que tu negocio, existe una evolución natural en el tiempo del nombre del negocio. Nosotros al buscar un nombre para nuestro negocio, debemos por ello tener en cuenta esa evolución que va a existir y consecuentemente:marca

1. Al inicio no está mal que nuestro nombre sea muy largo de varias palabras. Un consejo básico es que el nombre de un negocio sea corto pero tal vez no esté mal que sea largo al inicio dado que del uso se decantará y cambiará el nombre hacia algo más corto y naturalmente encontraremos así el nombre de nuestro negocio.

2. El nombre debe de ser lo suficientemente flexible para adaptarse a los cambios. En este caso palabras abstractas son lo ideal dado que el nombre lo podremos ir manteniendo a pesar que nuestro negocio vaya cambiando.

Si todas las palabras de nuestro nombre están relacionadas a una actividad, puede ocurrir que cuando cambiemos de actividad perdamos la inversión que hemos hecho en ese nombre. Claro que siempre una opción es usar las siglas que al final no dicen nada pero que nos llegan a identificar.

3. Manténlo simple y único. Acuérdate que en la simplicidad está la llave de un buen nombre y jamás pierdas de vista que tu objetivo es diferenciarte de otros negocios. Verifica por ende que tu nombre no se confunda con el de otros y eso incluye una investigación comercial, legal (marca) y por internet (dominios web).

Paciencia y buen humor al elegir el nombre de tu negocio, es un proceso complejo que muchas veces depende de un chispazo de creatividad que ocurrirá en el momento que menos se te ocurra.

Debo de hacer yo todo en mi negocio o debo de contratar a expertos … ¿cuál es la decisión más rentable para ganar más dinero?

[ad#prueba][ad#Ideas de Negocios]

El emprendedor siempre tiende a tratar de hacer él mismo absolutamente todo motivado básicamente en su necesidad de controlar todos los procesos pero además por el hecho que usualmente no tiene liquidez o cash suficiente para contratar a terceras personas.

El emprendedor así usualmente comienza a hacer su propia página web, contratar y negocia con todos los proveedores, prepara presentaciones para buscar nuevos inversionistas y en fin el emprendedor se convierte en una persona multipropósito.

Lo anterior sin embargo puede llevar al emprendedor a cuellos de botella donde las decisiones y tomas de acción dependen exclusivamente del emprendedor quien termina “ahogado” en su propio proyecto de negocios. El tiempo jamás llega a alcanzar y el negocio comienza a convertirse en algo estresante sin posibilidad de crecimiento dado que falta tiempo para pensar y llevar a cabo una expansión del negocio.

Se deberá por eso analizar siempre la posibilidad de contratar un experto o especialista para desarrollar ciertas actividades de nuestro negocio. Algunas pautas para ese análisis:

1. Analiza cuanto cuesta tu hora de trabajo. Un error usual de las personas que recién empiezan en los negocios es no tener una comprensión cabal del valor de su propio trabajo puesto en el negocio. En otras palabras no calculan cuánto es lo que vale su propio trabajo más allá del posible sueldo que pudieran haberse asignado.

El saber cuánto es lo que cuesta tu hora de trabajo te permitirá hacer acto seguido una comparación con lo que te puede costar contratar un experto.

Por ejemplo, elaborar una página web para mi negocio puede costar unos 500 dólares si contrato a un diseñador. Si yo mismo hago la página me puede llevar unas 40 horas de trabajo hacerla dado que no soy un experto. Si mi hora de trabajo cuesta 100 dólares resultará claro que estoy perdiendo dinero.

2. Que no te asuste la falta de dinero o liquidez. Aquí tienes que ser muy imaginativo para poder superar problemas de liquidez para contratar a un experto.

Puede ocurrir que en el ejemplo antes dado de la página web, el emprendedor no tenga los 500 dólares para pagar al diseñador. En tal caso lo que deberás de hacer es negociar con el diseñador pagos fraccionados o tal vez compensación con otros servicios que tu pudieras darle a cambio o con publicidad de sus servicios. Cuando la página web te de la rentabilidad que estás esperando podrás completar el pago al experto.

3. Analiza las ventajas que significará que un experto realice ciertas tareas en tu negocio. A comparación tuya el experto siempre hará las cosas mejor de las que puedas hacerlas tu y ese valor agregado también lo deberás de considerar.

Resulta claro así que diseñar la página web de tu negocio será mejor realizado por un diseñador experto en dichas artes antes que por tu persona. Ese mejor diseño le dará una mejor proyección a tu negocio.

En resumen no cometas el error de tratar de hacer todo por tí mismo, haz un adecuado análisis costo beneficio de lo que será más rentable y eficiente para tu idea de negocios.

[ad#prueba]