Como un pequeño negocio puede lograr más ventas con la estrategia de los referidos

Un negocio puede fracasar por diversas razones siendo una de ellas el no vender y por ende no poder ganar dinero con su idea de negocios.

Parece muy obvia la necesidad que tiene un negocio de tener que vender para ganar dinero pero esa es una parte del proceso de un negocio que más asusta y más problemas le genera a los negocios sea cual fuere su tamaño.

En los medianos y grandes negocios esa parte del proceso es rápidamente cubierta mediante la contratación de profesionales expertos en ventas pero los pequeños negocios o los emprendimientos que están en fase de lanzamiento, no se pueden dar ese lujo.

Ocurre entonces que el emprendedor es quien tiene que salir a vender y eso le genera muchas frustraciones y temores. En el curso Cómo Hacer un Negocio en tu Tiempo Libre (que es totalmente gratis), le dedico bastante tiempo al proceso de venta dado que es un aspecto esencial para el éxito de un negocio y como les comento allí, no hay que tenerle el miedo que puede generar a primera vista.

Si uno tiene un método para vender y el curso enseñamos uno, el proceso de venta se convertirá en un proceso casi infalible que podemos ir perfeccionando sin ninguna angustia o temor.manos-casa

Más allá del proceso de ventas directas, otra estrategia que es muy recomendable seguir es la de los referidos, es la que a mí me resulta más cómoda y exitosa para vender mis servicios.

La estrategia de los referidos

Esta estrategia consiste en que otras personas sean las que me refieran los clientes.

Estas personas se convierten así en una real fuerza de ventas de mis productos o servicios ampliando y multiplicando mis esfuerzos de venta dado que no solo yo saldré a vender sino también ellos. En vez de que exista un solo vendedor (el emprendedor), tengo decenas de vendedores según pueda convencer a la mayor cantidad de personas en este proceso.

Pero ¿cómo puedo lograr esto?

1. Establecer incentivos y ventajas claras para las personas que me refieren clientes. Antes de comenzar a buscar personas que me refieran clientes o potenciales compradores, yo debo de tener claro que incentivo le daré a esas personas. Puede ser un porcentaje de la venta que se logre, puede ser un servicio o producto gratis o puede ser simplemente nuestra amistad.

Para saber exactamente cuánto puedo ofrecer, debo de saber exactamente cuánto me cuesta mi producto o servicio para no ir debajo del costo.

La persona que me refiere el cliente debe de tener claramente establecido a qué va a tener derecho y resulta claro que cuanto más incentivos le de más entusiasmada estará esa persona de referirme clientes.

2. Hacer mi lista de personas que me pueden referir clientes. No cualquier persona está capacitada de referirme clientes, debo de ser cuidadoso en armar mi lista y saber que le voy a ofrecer a una u otra persona.

Aprecien sin embargo, que el riesgo de equivocarme es bajo dado que lo peor que puede pasarme es que esas personas no me refieran absolutamente clientes pero en el proceso gané reputación por los ofrecimientos que puedan hacer. Pero cuidado, tampoco es el objetivo que mi idea de negocios se devalúe por un equivocado mensaje que se de en el mercado.

Algunas personas además, los que son tus verdaderos amigos o convencidos de lo que estás haciendo, se volverán en unos entusiastas de tu negocio que no necesitarán ningún incentivo económico sino simplemente tu amistad. Estas personas cuídalas como oro, no solo por que son verdaderos amigos sino además por que usualmente son las que más éxito tienen al referirte clientes dado que se vuelven en verdaderos fanáticos de tu proyecto.

3. Darle a las personas que me refieran un mensaje claro de lo que pueden ofrecer. Debo de ser claro sobre la manera que estas personas van a lanzar el mensaje al mercado y darles todas las facilidades que ellas necesitan para hacer su proceso de venta.

Tal vez darles un brochure, un pequeña charla para explicar el mensaje de mi negocio. Dependiendo del tipo que sea mi negocio y de la persona que estoy convenciendo para que me refiera clientes, incluso deberé de invertir en un almuerzo o un desayuno con ellos.

La persona que te refiera clientes no debe de sentir que está vendiendo tu negocio sino que simplemente lo está recomendando por que ya cree que es un buen negocio. Lo único que le ofreces es un incentivo por dicha recomendación que va a hacer.

4. Respetar el sistema. Es vital que respetes el sistema de incentivos, no te pelees con la persona que te refiere clientes, si hay alguna duda que la duda juegue a favor de ellos dado que si tu haz establecido correctamente los incentivos que le vas a dar, igual vas a ganar dinero.

Si la persona que te refiere clientes siente que no estás respetando el incentivo lo único que ocurrirá será que jamás te vuelva a recomendar nuevos clientes y que incluso se genere un fenómeno adverso dado que podrá comenzar a hablar mal de tu negocio.

El sistema de referidos es una de las más poderosas herramientas que tiene toda idea de negocios, pronto verás como se convierten en una poderosa fuerza de ventas y por eso es que tienes que mimarlos y consentirlos.