Una aplicación de smartphone para hacer exámenes médicos de la vista en zonas rurales

Ayer les escribía sobre cuáles son las industrias con más perspectivas para el desarrollo de nuevos negocios y entre ellas estaba la industria de la tecnología médica.

Es justo dentro de esa industria que se encuentra el desarrollo de un conjunto de aplicaciones que ha desarrollado la empresa PeekVision y que se usan desde un teléfono móvil o celular.

Estas aplicaciones sirven para que médicos o personas entrenadas para su uso, puedan ir a zonas rurales o alejadas y puedan hacer un examen bastante completo de potenciales pacientes que tienen problemas oculares.

La aplicación puede:

  • – Medir la visión
  • – Examinar cataratas
  • – Medir el campo visual
  • – Medir la sensibilidad al color
  • – Medir la sensibilidad del contraste
  • – Hace una imagen de la retina

Entre otras cosas más dentro de las cuales se incluye el registro de la ubicación geográfica del paciente para que luego se le pueda hacer un seguimiento y se lo pueda ubicar.

Evidentemente los resultados del examen médico pueden ser enviados a cualquier hospital del mundo.

Miren el siguiente video:

Si bien el proyecto desarrollado por la empresa PeekVision persigue objetivos altruístas, resultan claras que tiene un gran potencial para generar dinero con proyectos similares de carácter lucrativo.

Este tipo de negocios es lo que precisamente formará parte de las nuevas tendencias de negocios en la tecnología de la salud.

Un equipo de negocios no es una democracia, define claramente los roles de tu equipo de trabajo

Una de las paradojas de las democracias capitalistas radica en el hecho que su esencia se basa en las unidades empresariales que son las entidades menos democráticas que existen.

En efecto, no sería exagerado decir que las empresas son unas dictaduras donde el dictador es la mayoría de accionistas o los que tienen el control de la misma y que muchas veces tienen su representación física en la figura del CEO o Presidente Ejecutivo de la empresa.

Que mejor evidencia de esa dictadura que los organigramas empresariales donde claramente se aprecia una cabeza principal, el jefe máximo, a partir de la cual se desmembra toda la organización de la empresa.

En un interesante artículo de INC, se nos llama la atención sobre este aspecto clave de la estructura empresarial. El emprendedor exitoso deberá convertirse así en un líder de su organización, tratando de lograr que su equipo “compre” sus propuestas pero donde finalmente, su liderazgo, deberá de prevalecer e imponerse.organigrama

Esa organización jerárquica dictatorial de la empresa nos obliga, como señala INC, a definir con nuestro equipo de trabajo, claramente los roles que los integrantes de dicho equipo deben de tener dentro de la organización existiendo así cuatro roles principales:

1. El rol del líder. Las partes deben de tener claro que existe un jefe que impone las directrices y lidera el equipo.

2. El rol de los que hacen el trabajo. El líder trabaja con el equipo las pautas y ser el caso impone su liderazgo pero finalmente alguien debe de hacer el trabajo. El rol de los que hacen el trabajo debe de estar así también muy bien definido.

3. Los que comparten sus experiencias. Este es el caso del rol de los consultores que puede contratar la empresa para que el equipo se nutra de sus experiencias.

4. El rol de los que están informados. Este es el caso de los supervisores que se informarán de los avances del proyecto de negocios y harán el seguimiento del mismo, informándose, para apreciar el avance del mismo.

Todos los miembros del equipo de la empresa deben de tener en claro estos 4 roles para así hacer mucho más fácil la colaboración que deberá existir entre los mismos en favor del cumplimiento de los objetivos previamente fijados por el líder empresarial, el emprendedor.

Cuantos negocios sobreviven y siguen existiendo luego de 5 años de haber sido creados

Uno de los mayores errores de un emprendedor o empresario que recién empieza es el no pensar que tal vez su idea de negocios puede fracasar.

El emprendedor usualmente está tan enamorado de su idea de negocios que bloquea cualquier idea sobre un posible fracaso de la misma y al hacerlo evita ver los posibles defectos de la misma y evidentemente no los corrige o modifica, pero lo que es más grave aún, nunca llega a planificar una “ruta de salida”, un “plan B” que ejecutar si todo sale mal.

Lo cierto es que el posible fracaso de una idea de negocios nueva es algo ineludible que se encuentra evidenciado por estadística que demuestra como es que un gran porcentaje de negocios no llega a sobrevivir luego de los 5 años de haber sido creados.

Al respecto resulta interesante la estadística que se publica en un artículo del New York Times que recoge datos del censo de Estados Unidos y que si bien es aplicable a dicho país no creo que difieran mucho de la realidad de otros países. Aprecien el cuadro estadístico siguiente:

exito

Como se puede apreciar del cuadro de arriba, luego de 5 años, solo el 48.8% de negocios siguen existiendo lo cual quiere decir que la mitad de los negocios que empezaron en el año 1, fracasan y cierran antes de los 5 años.

La tasa de sobrevivencia es así de prácticamente el 50% luego de 5 años. Solo la mitad sobrevive.

En el cuadro de arriba se aprecian dos líneas casi superpuestas dado que recoge datos estadísticos en dos periodos de Estados Unidos, uno de bonanza económica y otro de recesión y como verán las líneas son prácticamente idénticas lo cual pone de manifiesto que la tasa de sobrevivencia o fracaso de los negocios, se mantiene muy similar así exista crisis o exista bonanza económica.

Si estás por lanzar una idea de negocios ten en cuenta estos datos, no para que te desanimes sino para que tengas mucho más cuidado y sobre todo para que siempre planifiques una ruta de escape por si todo sale mal.

Pueden leer el artículo del NYT aquí en este enlace.