No siempre en un negocio todo es éxito, debemos de estar preparados para administrar las crisis de nuestra empresa

Tener un negocio exitoso que nos permita ganar dinero es todo un proceso. Uno va aprendiendo paso a paso y algunas veces los primeros pasos implican fracasar en los negocios iniciales. La verdad es que son excepcionales los casos en los que un emprendedor tiene éxito a la primera.

Un vez que hemos encontrado el negocio ideal para nosotros comenzamos a desarrollarlo y el camino encontramos muchos problemas que vamos venciendo y superando, algunas veces con mayor rapidez otras un poco más lento pero sentimos que nuestro negocio, a pesar de esos obstáculos sigue avanzando.

Hay momentos, sin embargo, que nuestro negocio entra en una crisis extrema y ciertamente que no conozco negocio que no entre a esa fase y es por eso que debemos de estar preparados para poder enfrentarla y prevenirla. En esos escenarios de crisis, muchas veces el emprendedor no tiene muchas herramientas para superarla dado que usualmente se tratan de fenómenos exógenos fuera de nuestro control. En este escenario de crisis ya no estamos ante simples obstáculos que superar sino que estamos en situaciones extremas.

Estas situaciones muchas veces son inesperadas como ocurrió por ejemplo con la crisis inmobiliaria de los Estados Unidos donde muchas empresas que giraban alrededor del negocio de la construcción sencillamente tuvieron que cerrar en cuestión de días.

Todo emprendedor debe de estar preparado para esos escenarios:

1. Elaborar un escenario de crisis extrema. Lo primero que se debe de hacer es elaborar un escenario de crisis extrema que se vaya activando conforme ocurran ciertos indicadores de crisis. Un error usual es no tener un plan de crisis y si uno lo tiene no activarlo en forma oportuna. Demorarme tal vez un mes en implementar mi plan de crisis, tal vez puede llevarme a perder más dinero.

2. Hacer un análisis de la situación de crisis. ¿La crisis se debe en realidad a factores fuera de mi control? Muchas veces sucede que la crisis viene por un efecto de la curva de crecimiento de una idea de negocios que al llegar a su madurez comienza a decaer paulatinamente. Es como cuando lanzo al mercado un producto nuevo como el iPhone, así su crecimiento sea espectacular llegará un momento que me dejen de comprar cuando todo mi mercado objetivo llegue a comprar el producto, lo mismo sucede con cualquier idea de negocios. Por eso al igual que lo que hace Apple con el iPhone, que para evitar esa desaceleración lanza nuevos modelos y diversifica creando nuevos productos como el iPad, nuestra idea de negocios necesita estar en permanente innovación.

Una empresa necesita así entender la crisis que vive para ver si en verdad la misma está fuera de su control o no. Muchas veces sucede también por ejemplo que un negocio crece más rápido hacia fuera que hacia adentro o viceversa provocando una crisis en la misma por ausencia de trabajadores o por exceso de los mismos.

3. El plan de crisis debe de incluir virajes extremos en nuestro proyecto de negocios. Debemos de estar preparados a que nuestro negocio en un escenario de crisis pueda virar hacia una línea totalmente nueva aprovechando lo más posible nuestras inversiones. Justo por eso es la necesidad que el emprendedor siempre tenga presente que debe de estar en la permanente búsqueda de negocios nuevos no solo dentro de lo que ya viene haciendo sino además en líneas colaterales.

4. El plan de crisis debe de incluir la posibilidad del cierre del negocio. Este es un factor importantísimo que se debe tener presente porque ocurre en muchas casos que la única solución posible para superar la crisis sea la de cerrar el negocio. Debo de estar preparado para esa alternativa y así contemplarlo por ejemplo en los contratos que pueda suscribir. Si alquilo un local debo de prever por ejemplo la posibilidad de resolver anticipadamente el contrato. Si compro una maquinaria debo de conocer cual podría ser su valor de realización inmediata si tengo que venderla rápidamente y saber en tal caso cual sería mi posible pérdida.

Nadie quiere las crisis pero muchas veces son escenarios inevitables y toda idea de negocios debe de estar preparado porque es un escenario que siempre puede suceder.

Comments

  1. Mercapymes says

    Y aquí van unas pautas que son de ayuda para los negocios de Internet:

    Según Mascareñas en su artículo “Metodología de valoración de las empresas de Internet” de la Universidad Complutense de Madrid , para valorar a las empresas y PYMES que operan en Internet y sobre todo aquellas que son de reciente creación y que, por tanto, suelen tener pérdidas al principio, se deben seguir los siguientes pasos que el autor cita a continuación:

    1. Los datos que se van a valorar deben estar lo más actualizados posibles. Es importante que los ingresos por ventas y los beneficios sean los del último ejercicio además de realizar una comparativa estadística de la evolución de los últimos meses.

    2. Debe estimarse la tasa de crecimiento de los ingresos a lo largo del tiempo. Podemos
    hacerlo partiendo de: el crecimiento histórico de la propia empresa o PYME (su evolución a lo largo del tiempo), la tasa de crecimiento general del sector o del mercado al que pertenece o la existencia de barreras de entrada para otras empresas del sector y de ventajas competitivas para nuestra empresa o PYME (si existieran estas barreras sería más fácil mantener un crecimiento fuerte durante más tiempo).

    3. Realizar un estudio sobre el margen de beneficios que la empresa tendrá en la etapa
    de crecimiento estable. Suele ser de gran ayuda observar a los competidores, descomponer los beneficios actuales de la empresa en sus componentes con objeto de medir con exactitud su margen operativo es decir, si hubiera pérdidas saber quién es el culpable de esos bajos beneficios.

    4. Estimar las necesidades de reinversión de la empresa para mantener el crecimiento
    previsto. En la etapa de crecimiento estable podemos estimar la tasa de inversión neta en función de la tasa de crecimiento estable prevista dividida por el ROI o retorno de la inversión previsto en la etapa de estabilidad.

    5. Saber cuáles son los parámetros de riesgo y las tasas de descuento. Podemos acudir a las empresas de nuestro sector para obtener una aproximación pero si éstas no existieran sólo nos quedaría calcularlas a través de nuestro propio riesgo económico o el tamaño de nuestra empresa o PYME. Hay que tener en cuenta que estos parámetros de riesgo varían y es necesario estimar cómo van a hacerlo con objeto de calcular la tasa de descuento en cada etapa futura de la empresa.

    7. Obtener el valor teórico de una acción ordinaria. El cálculo se hace restándole al valor de la empresa el valor de la deuda. De esta forma, obtendremos el valor de los fondos propios. Si este resultado no es negativo nos encontramos ante una situación de estabilidad económica. No obstante, no solo debemos no generar deuda sino obtener un amplio beneficio económico y social. Mercapymes se dedica a la valoración de empresas de manera online.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *